Alan Garcia Honduras

Rapport / 31 Janvier 2017

Honduras: el país más peligroso del mundo para el activismo ambiental

Desde 2010, más de 120 personas han sido asesinadas en Honduras por enfrentarse a las empresas que acaparan la tierra y destruyen el medio ambiente.

No hay ningún lugar en el que sea más probable morir asesinado por enfrentarse a las empresas que acaparan la tierra y destruyen el medio ambiente que en Honduras.

Según la investigación de Global Witness, desde 2010 han muerto más de 120 personas. Las víctimas eran personas corrientes que se opusieron a las presas, las minas, la tala o la agricultura en sus tierras y murieron asesinadas por fuerzas del Estado, guardias de seguridad o asesinos a sueldo. Muchos otros han sido amenazados, atacados o encarcelados.

Alan García (en la foto principal), de 17 años, sobrevivió a una bala que lo alcanzó en el pecho. Estaba protestando contra una presa hidroeléctrica en la tierra de su comunidad cuando el ejército abrió fuego. Su padre murió asesinado a tiros en el mismo ataque.

Tres años más tarde, en 2016, la destacada activista ambiental Berta Cáceres fue asesinada por manifestarse en contra de la misma presa.

Berta Caceres in the Rio Blanco region of western Honduras

En marzo de 2016, hombres armados irrumpieron en plena noche en casa de la activista ambiental Berta Cáceres y la mataron a tiros

¿Quién es responsable de estos asesinatos?

Tras dos años de investigación sobre quiénes son los responsables de estos asesinatos, podemos poner de manifiesto que los proyectos que son la causa de los conflictos están vinculados con las élites ricas y poderosas del país, entre ellas algunos miembros de la clase política. 

En nuestra investigación se sacan a la luz acuerdos ilegítimos, sobornos y delitos que se utilizan para imponer proyectos y acallar a la oposición. Además, analizamos detenidamente cómo Estados Unidos está financiando a las fuerzas estatales de Honduras, que son responsables de algunos de los peores ataques.

Escuche nuestro podcast sobre la investigación, disponible en Soundcloud y en itunes

Élites poderosas y una impunidad terrible

La respuesta a estos delitos son unos niveles terribles de impunidad. En ocasiones contadas se detiene a los asesinos, pero casi nunca se castiga a las personas que los contratan.

Hemos documentado innumerables ataques y amenazas escalofriantes, entre ellos la brutal agresión de unos soldados a unas mujeres embarazadas, niños a los que la policía apuntó con un arma e incendios provocados contra los hogares de aldeanos, mientras asesinos a sueldo siguen campando a sus anchas en las comunidades de sus víctimas». Billy Kyte, jefe de campañas de Global Witness. - Billy Kyte, jefe de campañas de Global Witness.

Entre las personas relacionadas con la violencia se encuentra Gladis Aurora López, la presidenta del partido que gobierna en Honduras, que es una de las figuras políticas más poderosas del país. Varios documentos filtrados a Global Witness ponen de manifiesto que el proyecto planificado de construcción de la presa hidroeléctrica Los Encinos, en el oeste del país, está bajo el control del marido de López, quien tiene la intención de vender energía al Estado a pesar del evidente e ilegal conflicto de intereses que plantea esta situación. En una carta dirigida a Global Witness, López y su marido niegan todo tipo de implicación en actos violentos o ilegales.

Tres activistas indígenas que se opusieron a este proyecto han sido asesinados; sus cuerpos se encontraron con indicios de tortura y descuartizados.

Entrevistamos a Roberto, uno de los activistas indígenas que se ha opuesto abiertamente al proyecto de Los Encinos, quien describió cómo su comunidad fue desalojada de sus hogares por un escuadrón de la policía, el cual también prendió fuego a sus cultivos.

Ayuda estadounidense destinada a la policía y el ejército

Al ser el principal donante de ayuda de Honduras, Estados Unidos ejerce una importante influencia. En 2016, este país contribuyó 100 millones de dólares estadounidenses (USD) en ayuda bilateral, lo cual podría impulsar enormemente la lucha contra la pobreza en un país que sufre los niveles más altos de desigualdad de toda América Latina. Sin embargo, decenas de millones de dólares procedentes de esta ayuda se destinaron a la policía y el ejército, cuerpos que están seriamente implicados en la violencia contra los activistas ambientales y de la tierra.

Entretanto, Estados Unidos sigue inyectando dinero en la industria hondureña, a pesar de los motivos de preocupación planteados en el Congreso sobre el dudoso historial de derechos humanos del país. La embajada de Estados Unidos ha estado fomentando una intensificación de las inversiones en las industrias extractivas de Honduras. Por ejemplo, el gigante minero estadounidense Electrum ya planea una inversión de 1.000 millones de dólares (USD).

¿Cómo puede acabarse con los asesinatos?

En nuestro informe, detallamos una serie de recomendaciones importantes para propiciar cambios, entre las que se incluyen las siguientes:

  • El Gobierno de Honduras debe garantizar la protección de los defensores de la tierra y el medio ambiente, llevando a la práctica las instituciones encargadas de su seguridad y dotándolas de los recursos necesarios.
  • El Gobierno, la policía y el sistema judicial de Honduras deben llevar ante la justicia a los autores de los delitos contra estos activistas y poner fin a la corrupción que fomenta los proyectos empresariales abusivos.
  • El Gobierno de Honduras debe colaborar con la sociedad civil para reforzar y aplicar leyes que garanticen el consentimiento de las comunidades indígenas antes de que los proyectos reciban el visto bueno.
  • Los inversores extranjeros y las instituciones financieras internacionales deberían detener cualquier inversión prevista en las industrias que provocan la violencia: proyectos de minería, construcción de presas, tala, turismo y agricultura a gran escala.
  • Estados Unidos debe aplicar las condiciones sobre derechos humanos que afectan a la ayuda a Honduras, condenar los asesinatos de defensores y suspender la inversión en las industrias que provocan la violencia hasta que se proteja mejor a los activistas, se lleven a juicio los delitos contra ellos y se consulte a las comunidades antes de que comiencen los proyectos empresariales. 

En nuestro informe se documentan numerosos ataques a activistas hondureños. Puede leer sus historias aquí:

Actualización 14 de Marzo del 2017

Desde la publicación inicial de nuestro informe hemos modificado el texto, como explicado en la nota insertada en la página 14, para corregir un nombre de familia y para remover una referencia a una investigación para blanqueo de dinero que fue sujeto a un ‘auto de sobreseimiento provisional’ en julio del 2016.

Pour en savoir plus

Billy Kyte, Environmental and Land Defenders, Campaign Leader

[email protected]

+44 (0)7703671308